Blogia
Calavera Infernal

Lamentos de vida

Lamentos de vida Hay momentos en los que un simple quejido más allá del lamento se vuelve ternura compasiva.
Aún recuerdo la mirada perdida de mi perro, a punto de morir. Esa mirada acompañada del gemido lastimero que me encogía el alma cada día un poquito más.
Arrinconado, esperando la calma. Ese momento de quietud para siempre.
Yo le acariciaba, me tumbaba en el suelo junto a él, apoyando mi cara en su cuello. Le oía respirar, lento, pausado.
A veces veía en sus ojos esa necesidad de libertad, y movía momentáneamente el rabo mientras se acercaba a mí acariciándome con el hocico. Atrás habían quedado los juegos, las carreras y las cacerías de gallinas por el campo.

Y ahora, un suceso más vivo, más atronador. Veo a mi padre, cuidando de mi abuela.
Llorando los minutos de vida que aún resonaban en su cuerpo. Acunando a aquella que le dio la vida. Acompañándola, llenándola de esa ternura perteneciente a los que conocen que el tiempo ha de acabar algún día. Velando cada minuto compartido con ella, invirtiendo los roles establecidos tiempo atrás.
Ella, entre estertores, a veces miraba plácida a los ojos. Y el llanto, se tornaba en una gratitud mutua.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Shenka -

Hola Pablito... me alegra verte. Gracias y besos.

Pablo A. -

Muy bueno, muy emotivo. Felicidades Shenka

Shenka -

Anda calavera, casi escribimos a la vez.
Buenas noches a ti también desde tu cálido hogar. :)

Shenka -

Gracias por las reflexiones, Malsapo y Merche.
Muchos besos.

Infierno -

MalSapo, esta es una casa común, en la que todo el mundo que quiera publicar algo, lo puede hacer, y con tiempo y una caña, el Infierno se va llenando de escritos...

Merche -

Acompañar en el momento del trance de morir. Demasiadas imágenes me vienen a la mente. Nunca encuentras el momento de la despedida, dificilmente la palabra precisa. La mirada no engaña. Y yo he visto mucho amor en las miradas, amor sin miedo, sólo amor.

Saludos

MalSapo -

Croack. joer, jimul, tienes el blog con más relatos del mundo. Tengo aqui pa leer hasta que se me sequen los ojos. Del texto de shenka decir que me a recordado a cuando se me murió una de mis perras y me toco enterrarla. La sensación que te da cuando tocas algo muerto que has querido es muy extraña, no se explicarla, es como si ya solo quedara el caparazón vacio, no se, te hace pensar que de verdad los seres vivos tienen alma.

Shenka -

Gracias Nofret. Un beso guapa :)

NOFRET -

Tan amarga es la muerte como bello tu texto, Shenka, me ha gustado mucho.
Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres