Blogia
Calavera Infernal

Contradicciones

Contradicciones Es difícil explicar por qué el corazón se te viene a la boca y las lágrimas a los ojos.Ni yo me lo explico . No sé cómo llamar a esa rabia que a ratos me ahoga y a ratos me deja desarmada y rota , si pudiera ponerle un nombre , las cosas que tiene nombre nos parecen tan sencillas...si le llamas amor o le llamas odio o le llamas despecho o le llamas insomnio ya está clasificado, ya podemos guardarlo en el cajón de las cosas con nombre .
Pero hay cosas innombrables , deseos de cosas que no se pueden tener , ni siquiera se pueden querer pero se quieren , deseos blancos , negros, azules , sobre todo azules.Sueños que se desvanecen entre los dedos ...Quisiera tomar cada cosa de mi vida y cambiarle el nombre, creo que así podrían parecerse más lo que me rodea y lo que siento.
Mi cabeza y el mundo real son tan diferentes que asustan .
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Merche -

Me quedo con la última frase, quizá porque estoy un poco loca. Besito

Octavia -

Mola , me lo quedo .

Goreño -

Ya pensaré tranquilamente todo lo que dices, ahora me has dejado caos. Sabes poner el dedo dode más duele, por eso te lo premio con un beso.

Octavia -

Lo mejor de mis letras es lo que sabéis ver en ellas ... ahora estoy segura de lo que dijo no recuerdo quién , la belleza está sobre todo en los ojos que miran y no en el paisaje (¿era Ernst Jünger o sería Kundera ...?)

white -

A veces una lágrima desciende por una mejilla de pendiente imposible y no sabemos cómo desafía la ley de la gravedad, a veces una sonrisa anida en una boca sedienta de amor sin hubieramos pensado que en su vuelo se estrellaría allí. A veces vivimos ilusiones en lugares que sólo existen para nosotros pero somos felices y así vamos por el mundo colocando palabras equivocadas a sentimientos que, no por ser reales, los sabemos nombrar.

Me encantan tus reflexiones Octavia, un beso preciosa.

NOFRET -

Me ha encantado tu reflexión, Octavia, cuántas veces siento cosas que ya no puedo expresar con palabras y, si lo intento, se desvirtúan.
Habría que saberse todos los idiomas del mundo, y aún así habría cosas que no sabríamos nombrar. Y cuando algo no tiene nombre, asusta, porque no podemos clasificarlo y guardarlo en el cajón correspondiente, y se queda dando vueltas por la mente, espantándonos o confundiéndonos en sueños, haciendo a nuestro corazón acelerarse o agarrotarse.
Ahora mismo me está pasando, no sé cómo expresarte lo que me ha hecho sentir tu reflexión.
Así que sólo puedo decirte que me llegó y mandarte un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres